Lo que trajo…

Hola soy Estefanía ayala

Ultimos días del 2017. Todo el mundo despide y deja atrás un año mas con comentarios como: “que bien que se acabo” “no fue mi año” . Yo a lo contrario, tengo una mezcla de opiniones encontradas . Este año, me trajo los cambios mas grandes de mi vida. Una compañera me dijo una vez: “cuando cumplas 25 años, veras todo diferente”. No se si sus palabras hicieron eco en mi, pero definitivamente desde que paso febrero mi vida dio un giro inesperado.

Quiero hablar mas que nada de mi experiencia espiritual (no, no hablo de religion o credo). Mas bien del conocimiento personal, enfrentarse a uno mismo.

Este año tuvo muchos altos y bajos. Me vi estancada en un momento de mi vida, donde pensé acaso esto es todo? Un trabajo, gimnasio, salir con amistades, pasar tiempo con la familia. Un viaje siempre era la solución, debo despejarme, estoy cansada de la rutina. Me funciono las primeras veces, pero luego ya no era suficiente.

Mi ultimo viaje fue algo hermoso, totalmente inesperado. Llegué a conocer a personas a fondo y de gran corazón. Me divertí bastante y fue algo bastante tranquilo. Pero no podia escapar de mi realidad, a penas llegue a mi hogar todo el peso cayo. Me sentía mas cansada, frustrada, por decirlo así: seca por dentro. Pensé en cambiar de trabajo, es eso me convencí, ya llevo demasiado tiempo en el mismo lugar. Me sentía en el border line, puede sonar dramático, pero solo el que lo ha vivido, puede comprender el vacío que se siente cuando no tienes un norte. Haces las cosas por hacer, simplemente existes pero no estas viviendo, deja de gustarte todo lo que haces,  se convierte tedioso, hasta lo que mas te hacia feliz se vuelve monótono (en mi caso el crossfit).

Decidí tomar acciones en mi vida, romper el circulo. Volví a estudiar. Ya llevaba 2 años sin aprender algo nuevo (por decirlo así). Elegí algo completamente diferente a mi rama, después de todo necesitaba algo que me retara. Esto logró darme un poco de alivio, me mantenía ocupada, concentrada. Tenia un objetivo y eso me agradaba. Pero aun no era suficiente.

Yo nunca había sido una persona de asumir responsabilidades. Era inconsciente de esto. Siempre evadiendo cualquier tipo de responsabilidad , de los deberes. Si algo salía mal, definitivamente no seria mi “culpa”. Siempre me han catalogado como “líder” inclusive hasta en pruebas psicológicas se demuestra mis habilidades como “líder nato” sin embargo, yo nunca me he catalogado mucho menos sentido como tal. Cediendo la batuta ante cualquier situación, porque un líder de verdad asume riesgos y responsabilidades y a Estefanía Ayala no le gustaba eso.

Decidí tomar mi primera y gran responsabilidad. Comprar mi propio auto. Quizás muchos pensarán: “oh wao, eso no es nada” pero para mi si lo fue. De hecho ha sido el paso mas grande de este año. Asumir una responsabilidad. No es el hecho de la adquisición de un bien material, sino lo que eso con lleva, quizás para mi fue un auto pero para otras personas sea una casa, o mantener una promesa, serle fiel a alguien o hacer un compromiso. Cualquiera de las opciones que sea, el verdadero significado es el crecimiento y desarrollo del sentido de la responsabilidad.

Este año también estuvo lleno de muchas emociones. Confundí el amor con admiración. Puedes estar cegado y totalmente asombrado por la personalidad de una persona, pero eso no es sinónimo de amor. Me costo entenderlo, por la naturaleza de mi ego, no fue fácil. Al cabo del tiempo, pude verlo y cultivé una de las mejores amistades que podré tener a mis 25 años.

Pasando mi crisis existencial, ya en la universidad y con un auto en camino. Llega lo que esta vez ,si se parecía mucho a la definición de amor. Ese sentir de entregarlo todo, sin miedo, sin intereses oculto, sin malicia: me llego. Debo reconocer que por mucho que pensé que estaba preparada, que sabia como llevar todo a cabo, me encontraba lejos de estar lista para esto. Verán, lo que nosotros consideramos como “amor” en estos días, es la chispita esa, la emoción de sentirse enamorado y que todo marcha de maravilla. El clásico cuento de hadas. Pero de eso no trata el amor  y debo citar un dicho muy “cliché” de estos tiempos. “El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni es arrogante. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo. No se regocija de lo injusto, sino que se alegra con la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo perdona, todo lo soporta.” De hecho son las palabras del apóstol Pablo en (1 Corintios 13:4-7). pero no vengo hablar de religión.

A primera vista, estas palabras pueden asustar a cualquiera. “No creo que ningún amor pueda cumplir con todos esos requisitos”. o quizás pensar ” ahh es fácil hacer todo esto, si se esta enamorado”. Si se dan cuenta, en estas palabras el amor no se describe como una emoción o como un sentimiento como tal. El amor es la compresión y la aceptación de todo lo que la otra persona es. El amor es entregarse por completo y desinteresadamente, el amor no sabe de egos ni egoísmo (que viene del ego). El amor sabe esperar y poner siempre por delante los intereses de la persona amada. y aquí es donde la sociedad choca. Si yo velo por otra persona, quien vela por mi? Yo también tengo que pensar en mi, es mi “derecho”. En la paradoja del amor esto no se cumple y quiero citar a Erich Fromm: “La paradoja del amor es, ser uno mismo, sin dejar de ser dos”. Aquí es donde muchos “amores” se derrumban.

Puedo decir que por primera vez, he logrado ver la cara del amor. No es esa persona en especifico o quizás lo es en este momento pero he vivido el amor. Querer dar todo y lo mejor de mi, sin esperar nada a cambio. No poder ser egoísta, no pensar ni por un instante en lastimar, ni hacer sentir mal. No pensar en nada mas que en su bienestar y ser la persona mas paciente y comprensiva. Si, el amor llego a mi y puso mi ego en un segundo lugar.

Este año definitivamente trajo muchas sorpresas. He crecido, he madurado espiritual y emocionalmente. Me falta mucho camino por recorrer, cambios que realizar, decisiones que tomar,  y quiero hacerlo  pero desde la conciencia, desde la responsabilidad. Hoy he citado a varios autores y por ultimo quiero citar algo que escuche del psicólogo Paco Navas: “Vivamos desde la responsabilidad y no desde la culpabilidad. Cada uno es RESPONSABLE de su propio comportamiento. Cada uno DECIDE qué hacer y qué no hacer. Cada uno tiene la RESPONSABILIDAD de vivir con las decisiones que ha tomado. En caso de ERROR, cada uno asume su capacidad para reparar el daño causado. Quien vive INCONSCIENTEMENTE (proyectando, culpando, responsabilizando a los demás de su propia vida) no se entera de la película aunque la tenga delante”. Fuertes palabras que hicieron eco en mi.

Este 2018 quiero seguir viviendo desde la responsabilidad, porque sinceramente me canse de la culpa. La culpa es algo que no te deja vivir que no te deja ser, que te limita. Soy responsable de mis acciones, de mis decisiones, de mis sentimientos. No me da pena aceptarlos, no siento culpa por sentirlos, porque los he elegido, porque es lo que quiero. Me canse de ser una pasajera en mi propia vida, dejando que otras personas tomaran las decisiones en mi camino. Es muy fácil, se siente mas “natural” dejar que otros tomen decisiones por ti así no tienes que ser responsable de las mismas. Pero al pasar del tiempo te encuentras a ti mismo envuelto en un lugar en el cual no querías estar, culpando y responsabilizando a los demás. Como yo al principio de este año, te sientes vacío, te sientes perdido. En este punto, eres consciente y puedes elegir dejar de ser un pasajero de tu propia vida y convertirte en el capitán de la misma.

1522943_10151923694473543_866316160_o

Yo elegí tomar las riendas de mi vida, como dice Pablo Alborán “soy timonel de mi propio barco”. Intento mantenerme firme y lucho por mis ideales. Puedo hablar por mi misma no puedo hablar por nadie mas. Nadie puede reprimirme sin mi permiso, nadie puede hacerme sentir mal si yo no se lo permito y  por ultimo: Soy responsable de las consecuencias de mis acciones, las acepto. No dudo que este 2018 estará lleno de muchas mas sorpresas, solo espero mantenerme firme en mis ideales y nunca perderme en el egoísmo de mi ego. (Al menos no por mucho tiempo).

Saludos y Feliz año nuevo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s