Piedra en el camino

Hola, soy Estefanía Ayala

Como les comente en mis publicaciones anteriores, me encuentro en una búsqueda. Ya he establecido una serie de preguntas, que voy respondiendo a lo largo del camino. he tocado dos temas ya : Paradigmas y Apegos. Equipaje pesado.

Cuando por fin logro ser consciente de mis paradigmas y apegos, comienzo a trabajar en ellos, intento ser flexible de pensamiento,  abierta, dispuesta al cambio, comprensiva con las perspectiva de los demás. He aprendido a escuchar, lo que ha desarrollado en mi la empatía hacia los demás. Me educo, expando mis horizontes de conocimiento. En la ignorancia se encuentra la intolerancia y el miedo a lo que aun no se conoce. He comenzado amar la lectura, tengo mejor retentiva y capacidad de análisis. Medito mucho sobre porque y para que quiero las cosas, esto me previene del dominio de los apegos. He avanzado en el camino, me siento mas liviana, en armonía con el universo.

IMG_8342

A medida que avanzo también me encuentro con piedras en el camino. Hay días buenos y hay días de cansancio mental. oh! el cansancio mental, aquí es donde me tropiezo con la piedra: La pereza. Tercer punto que logro percibir en mi búsqueda.

La pereza, uno de los 7 pecados capitales según el cristianismo. En el lenguaje teológico, la palabra pereza se ve relacionada con la ociosidad en las cosas espirituales, pero también la apatía y la falta de actividad en la practica de actividades. En la RAE esta descrita como “Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos”. En la cultura oriental específicamente en la corriente budista, la pereza llega con la ausencia de el entusiasmo y el esfuerzo. Divide la pereza en tres tipos que me gustaría explicar y darle un enfoque a situaciones que he vivido.

El primer tipo de pereza es aquella que todos conocemos: no tener ganas de hacer o pensar en algo en especifico. No puedo contar las veces que esto me ha ocurrido en la vida. No realizar alguna tarea por falta de ganas o por no alterar mi comodidad, aun sabiendo que era necesaria realizarla. Cuando debía meditar sobre alguna situación y tomar decisiones en mi vida, la mente exclama “mas tarde lo hago” y ese tarde nunca llega.

Segundo tipo de pereza: la habilidad de pensar/considerarnos insuficientes o incapaces de realizar una acción. Algo con lo que a menudo se relaciona con la autoestima de la persona y la depresión o tristeza. Si no me siento capaz de realizar algo, automáticamente la sociedad determina que hay una baja en la autoestima. Sin embargo, para ser honestos con nosotros mismos, muchas de las veces  que surgen estos pensamientos, es porque nos da flojera realizar un esfuerzo para lograr la acción. Esta flojera se manifiesta en forma de inseguridad y miedos de no alcanzar el objetivo, así que para que realizarla?.  Me he dejado vencer por ese pensamiento de insuficiencia en varias ocasiones. También me he dejado arrastrar por la pereza de no levantar mi estado de animo, considerándome una persona triste en varias ocasiones.

Tercer tipo de pereza: la compulsión de ocuparse demasiado. “Podemos siempre llenar los huecos vacíos de nuestro día manteniéndonos ocupados”. Estar ocupados y realizar muchas tareas nos da la sensación de que somos útiles y estamos haciendo algo con nuestras vidas, pero cuidado, muchas veces esta es una forma de escapar de nuestra realidad. Estar ocupados siempre nos mantendrá desenfocados de lo que realmente es importante en nuestras vidas. Cuantas veces he escapado de mi realidad? uff!… como he hablado en publicaciones anteriores, he sido adicta al trabajo y al ejercicio, hasta llegar al punto de hartarme por completo de ellos. Todo esto con la intención de escapar de mi realidad emocional y de la tristeza que llevaba por dentro. La pereza de tener que lidiar con mi estatus emocional.

He experimentado los tres tipos de pereza a lo largo de mi vida, y aun estando consiente en estos momentos, hay ocasiones en donde me tropiezo con ella. Cuando me siento cansada o cuando me dejo llevar por la complacencia y la incredulidad de mi ego.

Descubrir que he vivido una vida perezosa me da respuestas mucho mas profundas de lo que yo esperaba. Muchas veces he sido demasiado perezosa para ser feliz. No porque no pueda ser feliz, no porque no tenga motivos para ser feliz sino porque tengo pereza de serlo. Cada uno de nosotros somos felicidad, divina y resplandeciente, pero en ocasiones somos débiles, sedemos ante la pereza que nos impide llegar a ese estado de felicidad.

Para combatir este mal es necesario desarrollar y practicar la virtud de la disciplina.  La disciplina involucra el autocontrol y el compromiso hacia nosotros mismo. Quien no tiene autocontrol de si mismo, no tiene disciplina porque no controla sus pensamientos ni sus sentimientos por consiguiente no esta totalmente consciente de su mente. Si no estoy consiente de mi mente no tengo una atención plena de las cosas,  y esto significa que nunca veo lo que tengo, nunca siento lo que tengo, es como si toda mi vida estuviera a ciegas. Esto da la sensación de vacío y tristeza; sin atención plena la vida entera carece de sentido.

Con este tropezón en el camino, medito que fue lo que paso en mi vida por mucho tiempo. Yo pude llegar a ser muy disciplinada en mi trabajo y en mis actividades físicas pero nunca ejercí disciplina a mi mente, nunca fui lo suficientemente leal hacia mi y hacia mis principios. Casi siempre doblegada por los sentimientos por los bajones emocionales y los pensamientos negativos. La mayor parte del tiempo es mas fácil dejarse arrastrar, por “falta de energía” “por cansancio” cuando en realidad es por pereza mental, pereza espiritual. Hay que aprender a elegir los pensamientos tal como escogemos la ropa cada día. Esto es parte de la disciplina y el auto control.

Todos merecemos ser felices, somos dignos de la felicidad, nuestra vida completa demuestra que somos felicidad, pero no todos estamos dispuestos a pelear por ella, a ser disciplinados por ella.

Saludoss!!

Un comentario en “Piedra en el camino

Responder a unjovendehoy Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s